Nostalgia de días

El faro de la calle que aún a esta hora alumbra en el amanecer pálido y triste de hoy, me recuerda que siempre hay una luz por pequeña que sea.

Estos días no han sido los diáfanos y precisos días de diciembre caraqueño que hubiésemos querido. Ha sido un mes de humedad y breves lluvias aunque con algunas excepciones esperanzadoras. O quizás no han sido así los días sino para mí. Lluviosos, pálidos, medio fríos y de un gris lavado que ni siquiera me proporcionan una emoción contundente.

Termina diciembre, termina el año, y no puedo evitar añorar días luminosos y transparentes.
Ojalá lleguen esos días luminosos y transparentes en algún momento de este veinte veinte. Todos queremos que esa dupla de veintes sea un buen presagio.

Nos asimos a cualquier señal para convertirla en augurio, la luz de un faro, un número del azar. Por fortuna, cada día trae una amanecer diferente y los días no son sino nuestro constructo. Y menos mal que existen las guacharacas y los loros para sacudir esta lasitud mañanera.

Avanzará el día, el sol se presentará con mayor contundencia (o no) y veremos.

.
.
#elpequeñouniverso
#amanecerencaracas
#amanecer #reflexiónmañanera

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .