Divagación sobre la vida y la muerte

Hoy nos enteramos que hay un miembro nuevo en la familia y que perdimos a otro. Estos dos acontecimientos han sucedido en el transcurso de las dos últimas semanas. Del impacto y la tristeza de la pérdida a la alegría de la llegada. Una personita que en el futuro sabrá de la otra que se fue solo por referencia. Dos personas conectadas así al azar en la misma familia por la anécdota.

Cuando hay una pérdida así de súbita siempre me ocupa el tema de la memoria y la permanencia así sea como un recuerdo. De allí el post de días pasados sobre los diamantes.

Esta inquietud siempre ha estado conmigo pero ha sido más definitiva desde que presencié en Nepal una cremación a las orillas del río Bagmati que desemboca en el Ganges y que atraviesa el complejo de templos de Pashupatinath.

 

Cremación en el templo Pashupatinath, Kathmandu - Nepal
Cremación en el templo Pashupatinath, Kathmandu – Nepal

Luego de la ceremonia de despedida (chantings, ofrendas al agua, etc.) en unos leños acomodados de manera que forman una suerte de cama, el cuerpo es colocado tapado por una tela cubierta a su vez de paja seca. A eso se le prende candela y ya. El fuego dura como dos horas y pico en consumir todo. Una vez terminada la ceremonia los dolientes se han ido y queda sólo el encargado de finiquitar la cremación. Este revuelve los restos y se asegura de que todo quede bien quemado y reducido a cenizas. Vimos como hacía esto y es impresionante en lo que termina un cuerpo que vivió toda una vida, amó, sufrió, disfrutó, rió, lloró, etc.: en restos ensartados en una vara siendo acomodados entre los carbones prendidos para que sean consumidos totalmente. Una vez que sólo hay cenizas, sin ninguna contemplación son barridas al agua por el cremador quien se dispondrá a acomodar otra cama de leños para el siguiente cuerpo.

El humo ocupaba todo el aire y el olor a parrilla -porque amigos así es como huele-, se me impregnaba en la ropa, el cabello y/hasta en el cielo de la boca. Y entre que tenía hambre, el olor y saber de donde venía, casi me voy en arcadas y entendí el porqué los hindúes no comen carne. La combinación de sensaciones físicas y sentimientos me provocó una revulsión síquica. Me hizo constatar el hecho de lo insignificante que somos en el infinito del universo, cuyo propósito no sé si alguna vez la humanidad alcanzará a descifrar, si es que tiene alguno.

Aunque lo que describo no es nada atractivo, en contraste a lo que vi que era una escena de lo más cotidiana para los locales presentes de paseo, había niños refrescándose en el agua saltando y haciendo maromas al lado de donde el cremador tiraba las cenizas… La muerte como parte de la vida.

Los budistas llaman a esta energía que hace que vivamos y pensemos, la naturaleza de la mente, los cristianos y demás religiones monoteístas, alma. ¿Los 21 gramos famosos que se pierden al morir? No lo sé, pero lo cierto es que un cuerpo sin vida no es sino eso, un cuerpo sin vida. Una cascarita. De la que se dispone de forma expedita, profiláctica y sin mayores aspavientos en los países que practican el hinduismo.

Alma, mente, 21 gramos que regresan en otra próxima vida a ver si aprendieron algo en la anterior y siguen el camino para llegar a ser seres perfectos e iluminados, un santo, un buda, quizás solo la comprobación de que la energía fluye continuamente transformándose una y otra vez durante ciclos, materia-energía-materia-energía por siempre.

Y así como llegamos, nos vamos un día, sin más.

Venimos de la noche y hacia la noche vamos [Gerbasi]

3 comentarios en “Divagación sobre la vida y la muerte

  1. El otro post de las cenizas me quedo en la cabeza… Le estuve comentando a mi hermano y me miro como gallina q mira sal jajaja, estaria pensando… este carajo esta loco! (cosa q ya hace rato cree), ya habia pensado en la cremacion, tambien x el pavor a ser sepultado en vida, decidi q de morirme mis cenizas sean lanzadas unas pocas en la cima del Auyan Tepui,otras pocas al rio Carrao, q caigan x el Salto Angel para q rueden rio abajo, y con otras hacer un bloque y lo dejen en los Roques x lo del arrecife, y una ultima porcion en algun sitio de Yaracuy q aun tengo q escoger… Lo del diamante no me dio tanta nota. Y ahora con este post sigo pensando en eso q siempre me ha llamado tanto la atencion y q es lo mas inminente y seguro en nuestras vidas, la muerte…
    Caribe!

  2. Hablando de cenizas y diamantes:

    ‘Will there remain among the ashes a star-like diamond, the dawn of eternal victory?’
    Cyprian Norwid.

    De esta cita, de este verso del poeta polaco, sac� Wajda el t�tulo de su pel�cula “Cenizas y diamantes”.
    —-
    Mr. Burns: “S�lo se vive una vez”
    Mr. Apu, [el tendero hind�]: “Yo vivo varias veces”
    The Simpsons
    —-
    Saludos desde Vzla.

  3. cuando la ciencia descubra la procedencia de los 21 gramos que nuestro sistema corporal libera, ya sea a nivel hormonal, celular, de hidratacion, etc, se habra resuelto una nueva inquietud.
    es solo cuestion de tiempo.
    ojala no muera antes de que se resuelva esa incertidumbrel unico dios que existe es el dios del azar y la causaldad.

    gonzalo navarro
    chilito.

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s