Ventana de origen

Mirar la ventana. Por la ventana. Contemplar el exterior raramente inamovible. Observar sólo el transcurrir del tiempo. A la ventana. Por la ventana. Como un espejo dañado que no refleja sino que se roba la imagen y la dispara haciendo que se pierda en la atmósfera, atomizándola ahora invisible en alguna nada estéril, sin posibilidad… Seguir leyendo Ventana de origen

Melancolía sin coordenadas

Aquí estoy... melancólica en Gaborone. Pero es una melancolía sin coordenadas geográficas. Hay días así, que sin motivo nos traen una pequeña tristeza sin remedio e inexplicable. Son días en que el alma se nubla. Días en que solo nos queda arrebujarnos en nosotros mismos, como sea sacar adelante el día de oficina; y luego,… Seguir leyendo Melancolía sin coordenadas

Divagación del viaje y las preguntas

[Atardecer en uno de los canales del Delta del Okavango - Botswana] Uno viaja y de repente se encuentra en un sitio inimaginable. Inimaginable porque uno nunca previó el portento que ejercería sobre uno. El portento de preguntarse, por ejemplo, cómo es posible la maravilla de una luna en el atardecer naranja y rosa de… Seguir leyendo Divagación del viaje y las preguntas

Crónica íntima

En estos días he acomodado mi cuarto y de alguna manera he paliado la pequeña crisis en la que me encuentro. Su origen todavía lo desconozco con precisión, pero tengo algunas pistas. Ahora veo de frente a la ventana, mis pinturas tienen su sitio en un rincón y en otra pared se encuentra la pequeña… Seguir leyendo Crónica íntima