Archivo de la etiqueta: Traducciones

Zen en el arte de escribir – Ray Bradbury [Fragmentos]

Ray Bradbury

Ray Bradbury

Ray Bradbury es uno de esos escritores que tengo en mi panteón mitológico personal.

Desde que leí Crónicas Marcianas, El Hombre Invisible, Fahrenheit 451 y Las Doradas Manzanas del Sol en mi adolescencia temprana, quedé fascinada con la capacidad imaginativa y narrativa de Bradbury. Años después, Armando José Sequera me contó que le pidió a un amigo suyo en Estados Unidos que fuera a casa de Bradbury a pedirle que le autografiara un libro. Lo cual hizo. Así de sencillo. Le tocó el timbre, le pidió el autógrafo y después se fue. Desde esa anécdota me quedó una sensación irremediable de cercanía. Quedé atrapada por esa conexión de menos de seis grados de separación. Espero que Armando tenga a buen resguardo ese libro.

Me topé con Zen in the Art of Writing (Joshua Odell Editions, 1996.), unos meses atrás en un viaje a Singapur, y no pude evitar comprarlo especialmente porque era citado en unos de los libros que estaba leyendo en Dhaka.

Zen in the Art of Writing es una recopilación de ensayos y conferencias. Habla del Zen de la escritura en forma de consejos prácticos ilustrados por su experiencia personal. Es unos de estos autores que se saben buenos, exitosos, y no lo ocultan, pero que no andan subidos en una torre inaccesible de marfil ni preciándose de intelectualmente exquisitos. Es un escritor que ha abordado casi que todo género, narrativa, ensayo, teatro, poesía, guiones de cine, radio y TV. Y me causa gran admiración por ello. En ese sentido, creo que es un precursor en considerar todo medio como soporte viable de la escritura de calidad.

Aquí unos pocos fragmentos de su Zen, en traducción libre.

…Sabemos cuán fresco y original es cada hombre, incluso el más lento o insípido. Si le llegamos con corrección, lo llevamos en la conversación y le damos su cabeza, y más tarde una última palabra, ¿Qué es lo que quieres? (o si el hombre es muy viejo, ¿Qué es lo que quisiste?) todo hombre hablará su sueño. Y cuando un hombre habla desde el corazón, en su momento de la verdad, hablará poesía…
P.34

…Para alimentar a tu Musa, entonces, debes haber estado siempre hambriento acerca de la vida desde que eras niño…
P.42

…Un hombre bien alimentado guarda y calmadamente brinda su porción infinitesimal de eternidad. Ésta suena grande en la noche del verano. Y lo es, como lo ha sido siempre a través de las eras, cuando ha habido un hombre con algo que decir, y otros, quietos y sabios, que escuchen…
P.45 [lo de bien alimentado se refiere a su musa]

…¿Y qué, preguntas, nos enseña la escritura?

Primero y principal, nos recuerda que estamos vivos y que eso es un obsequio y un privilegio, no un derecho. Que debemos merecer la vida una vez que nos han premiado con ella. La vida pide por recompensas de vuelta porque nos ha favorecido con animación.

Así que mientras nuestro arte no puede, como desearíamos que pudiera, salvarnos de guerras, privaciones, envidia, codicia, vejez, o muerte, nos puede revitalizar en medio de todas ellas.

Segundo, escribir es sobrevivencia. Cualquier arte, cualquier buen trabajo, por supuesto, es eso.

No escribir, para muchos de nosotros, es morir.

Debemos tomar las armas cada uno y todos los días, quizás sabiendo que la batalla no podrá ser ganada enteramente, pero pelear nosotros debemos, así sea sólo un gentil combate. El más pequeño esfuerzo por ganar significa, al final de cada día, una suerte de victoria. Recuerda al pianista quien dijo que si no practicaba cada día él sabría, si no practicaba por dos días, los críticos sabrían, y después de tres días, la audiencia lo sabría.

Una variación de esto es verdad para los escritores. No es que tu estilo, cualquiera que sea, se derretirá fuera de forma en esos pocos días.

Pero lo que podría pasar es que el mundo te alcance y trate de enfermarte. Si no escribes todos los días, los venenos se acumularán y comenzarás a morir, o actuar como loco o ambos.

Debes quedarte intoxicado en escritura de manera que la realidad no te destruya.

Ya que escribir permite justo las recetas apropiadas de verdad, vida, realidad que te son permitidas comer, beber, y digerir sin hiperventilar y caer como un pescado muerto en tu cama…

Prefacio. P. XIII

Sobre Ray Bradbury:

Sitio oficial

En inglés en la wikipedia

En español en la wikipedia

Lágrimas de la Jirafa – Alexander McCall Smith [fragmento]

jirafa_kka.jpg

“…

Mma Ramotswe tenía un regalo para la mujer americana, una cesta, la cual en su viaje de retorno de Bugalawo había comprado, en un impulso, de una mujer sentada a un lado del camino en Francistown. La mujer estaba desesperada, y Mma Ramotswe, quien no necesitaba una cesta, la compró para ayudarla. Era una cesta tradicional de Botswana, con un diseño trabajado en el tejido.

“Estas pequeñas marcas aquí son lágrimas”, dijo. “La jirafa da sus lágrimas a las mujeres y ellas las entretejen en la cesta”.

La mujer americana tomó la cesta cortésmente, a la manera propia de Botswana de recibir un presente – con las dos manos. Cuán ruda era la gente que tomaba un regalo con una mano, como si la arrebatara del que obsequia; ella sabía mejor.

“Usted es muy amable, Mma,” dijo ella. “¿Pero, por qué la jirafa da sus lágrimas?”

Mma Ramotswe encogió los hombros; ella nunca había pensado en ello. “Supongo que significa que todos podemos dar algo”, dijo. “Una jirafa no tiene más nada que dar – sólo sus lágrimas”. ¿Significará eso? se preguntó a sí misma. Y por un momento imaginó que veía a una jirafa, asomándose a través de los árboles, su extraño cuerpo nacido en zancos, camuflageado a través de las hojas; y sus mejillas de terciopelo húmedas y sus ojos líquidos; y pensó en toda la belleza que hay en Africa, y la risa, y el amor.

El niño miró a la cesta. “¿Es eso verdad, Mma?

Mma Ramotswe sonrió.

“Eso espero”, dijo.”

Tears of the Giraffe. © Alexander McCall Smith, 2000. Reprint 2005. Abacus from Time Warner Book Group UK. Brettenham House. Lancaster Place. London WC2E7EN, UK.

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

Había leído sobre este autor en reseñas y me crucé el libro estando acá en Tanzania cuyo animal nacional es la jirafa y me sumergí en la patafísica de esta pequeña coincidencia leyéndome este fabuloso libro (aparte Dar es Salaam está llena de esculturas de jirafas tamaño natural pintadas de colores por todas partes). Voy a comprarme el primero de la serie que no conseguí buscando en la librería, The No.1 ladie’s detective agency cuya heroína es Mma Precious Ramotswe, la primera mujer detective de Botswana. Tenía tiempo que no leía un libro que aparte de entretenido, estuviera bien escrito, con la adición de reflejar las maneras amables de Africa y su atmósfera mágica pero apropiándose de la manera de decir las cosas acá. Si lo consiguen en español se los recomiendo, pero si lo pueden leer en inglés, aún mejor, porque refleja como se usa el inglés por acá.
He traducido libremente un fragmento que quise compartir, y la foto, es una que tomáramos hace 4 años en un paseo por el Serengueti aquí en Tanzania y que es una de mis favoritas.

Es ese señor ¿allá arriba?

No sé, pero una de mis imágenes favoritas.

… hoy, a propósito del eclipse anular, de la energía atómica, de jugar a ser Dios…

The ancient of days by William Blake

The ancient of days, c.1824.
William Blake

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

But to the Eyes of the Man of Imagination,
Nature is Imagination itself.
As a man is, So he Sees.
As the Eye os formed, such are its Powers.

William Blake
Fragment from the Letter to Dr. Trustler [23 August 1799]

Pero a los Ojos del Hombre de Imaginación,
la Naturaleza es Imaginación en sí misma
Así como el hombre es, Así Ve
Así como el Ojo es formado, así son sus Poderes.

William Blake
Fragmento de la carta al Dr. Trustler. 23 de agosto de 1799

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””
Traducción libre mía

Canción del camino abierto (Fragmento) – Walt Whitman

Walt Whitman - Date: Boston, 1881. Foto por: Bartlett F. Kenny Cortesía Biblioteca del Congreso de Washington. Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported

Walt Whitman – Date: Boston, 1881. Foto por: Bartlett F. Kenny Cortesía Biblioteca del Congreso de Washington. Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported

A pie y con el corazón ligero, tomo hacia el camino abierto,
saludable, libre, el mundo ante mí,
la larga ruta parda ante mí orientándome adonde yo elija.

Por tanto, no pido buena fortuna, yo mismo soy buena fortuna,
Por tanto, no me quejo más, no pospongo más, necesito nada,
he terminado con quejas tras puertas, bibliotecas, y molestos criticismos,
fuerte y satisfecho viajo el camino abierto.

Afoot and light-hearted I take to the open road,
Healthy, free, the world before me,
The long brown path before me leading wherever I choose.

Henceforth I ask not good-fortune, I myself am good-fortune,
Henceforth I whimper no more, postpone no more, need nothing,
Done with indoor complaints, libraries, querulous criticisms,
Strong and content I travel the open road.

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””
Traducción libre.

Rabindranath Tagore

Tagore

Rabindranath Tagore

Rabindranath Tagore

Rabindranath Tagore ganó el Premio Nobel de Literatura en 1913. Es el poeta de la India. Pero también lo es de Bangladesh. Para la muerte de Tagore, la India todavía comprendía Pakistán, India y Bangladesh. Tagore era bengalí.

Bangladesh corresponde a la parte de la provincia del Bengal que era musulmana y que luego de la separación de la India y Pakistán, constituyó Pakistán del Este. Los pakistaníes quisieron imponer el urdu como lengua oficial y la defensa del bangla o bengalí se convirtió en la causa por la independencia que ocurrió en los setenta. Bangladesh, país del Bangla.

La guerra de liberación que fue muy sangrienta, causó la hambruna para la cual George Harrison hizo el primer concierto en beneficio de una causa con estrellas del rock a pedido de su amigo Ravi Shankar, quien le enseñara a tocar la cítara y colaborara en los últimos discos de The Beatles. Ravi Shankar es considerado un maestro mundial de este instrumento y es de esta parte del Bengal, el actual Bangladesh.

Cuento todo esto para contextualizar a Tagore, quien fuera universalista y místico. Cuya poesía influenció a Yeats y Neruda entre otros, y abrió al occidente por primera vez a la espiritualidad de la India. Es de lo primero que leí al llegar aquí, como introducción a esta cultura. Es reverenciado en todo el subcontinente asiático como gran padre cultural. No sólo era poeta sino filósofo, músico, trovador, dramaturgo, novelista, ensayista y pintor… artista integral pués.

De él estos dos poemas que he traducido de su famoso Gitanjali. Los traduje porque las traducciones disponibles no me parecen muy fieles ni sensibles a la del bengalí al inglés hecha por él. Especialmente la de Zenobia Camprubí, una traducción tan libre que no tiene relación con el original en modo alguno.

No soy particularmente religiosa, pero creo que estos dos poemas aplican en estos momentos para como muchos nos sentimos.

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””
37

Pensé que mi viaje había llegado a su final en el último límite de mi poder,
– que el camino ante mí estaba cerrado,
que las provisiones fueron agotadas
y el tiempo vino a tomar refugio en una silenciosa oscuridad.
Pero encuentro que su voluntad no conoce final en mí.
Y cuando viejas palabras mueren en la lengua,
nuevas melodías surgen desde el corazón;
y donde los viejos caminos están perdidos,
nueva tierra es revelada con sus maravillas.

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””
35

Donde la mente está sin miedo, y la cabeza es sostenida en alto;
Donde el conocimiento es libre;
Donde el mundo no ha sido quebrado en fragmentos por estrechas paredes domésticas;
Donde palabras salen desde la profundidad de la verdad;
Donde incansable esfuerzo extiende sus brazos hacia la perfección;
Donde la clara corriente de la razón no ha perdido su camino en el yerto desierto de arena del hábito muerto;
Donde la mente es dirigida adelante por Él en siempre ampliadores pensamiento y acción-
En ese cielo de libertad, Padre mío, deja a mi país despertar.

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””
De Tagore y su relación con Argentina, en la sección de crónicas.

Milan Kundera

Ignorancia de Milan Kundera – traducción de un fragmento

Milan Kundera

Milan Kundera en 1980 – Foto por Elisa Cabot. Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic

“La palabra griega para “retorno” es nostos. Algos significa “sufrimiento”. Así que nostalgia es el sufrimiento causado por el inquieto anhelo de retornar. Para expresar esta noción fundamental la mayoría de los europeos puede utilizar una palabra derivada del griego (nostalgia, nostalgie) así como otras palabras con raíces en su lengua nacional: añoranza dicen los españoles, saudade dicen los portugueses. En cada idioma estas palabras tienen un sesgo semántico diferente. A menudo ellas sólo significan la tristeza causada por la imposibilidad de retornar al país de uno: el anhelo de país, de hogar. Lo que en inglés es llamado “homesickness” o en alemán: heimweh. En holandés: heimwee. Pero esto reduce esta gran noción a solo su elemento espacial. Uno de los más viejos idiomas europeos, el islandés (como el inglés), hace la distinción entre los dos términos: söknudur: nostalgia en su sentido general; y heimprá: anhelo por la patria. Los checos tienen nostalgie derivado del griego, así como su propio nombre, stesk, y su propio verbo; la más conmovedora expresión checa de amor es styska se mi po tobe (“te anhelo”, “estoy nostálgico de tí”, “no puedo soportar el dolor de tu ausencia”). En español añoranza, viene del verbo añorar(sentir nostalgia), que viene del catalán enyorar, derivado asimismo de la palabra en latín ignorare (no tener conocimiento de, no saber, no experimentar, carecer o extrañar). En esa luz etimológica nostalgia parece algo como el dolor de la ignorancia, del no saber. Tú estás lejos y no sé en qué has cambiado. Mi país está lejos y no sé que está pasando allí…”

La novela Ignorancia de Milan Kundera trata de los desencuentros que padecen los emigrantes con su identidad, con los recuerdos y las personas que formaban parte del pasado. Una vez que regresan a sus países se dan cuenta que la idea que tenían formada en su memoria de tales no concidía con lo que encontraban. Ni la gente los extrañaba de manera relevante, ni tampoco hallaban de qué asirse para recuperar el sentido de pertenencia a la tierra que habían dejado atrás.

La novela está llena de atmósferas y situaciones con las que, si uno lleva tiempo fuera de su país, puede identificarse.

Ignorance. Milan Kundera.
Edición impresa en la India.
Penguin Books con Faber and Faber.
Londres, 2002.