La casa

A pesar de que el viaje a Nepal en diciembre me dejó llena de energía y purgó de mí, las típicas preocupaciones y engustias en las que me regodeo infinitamente para tormento de mi esposo, llegué a casa en enero y no quise hacer nada de ello sino terminar de acomodarla.

Terminé de hacerlo este enero. Y la tengo bonita con alfombras de Nepal, forros de cojines y pinturas de acá, muebles hechos de algo parecido al mimbre, cositas que he ido comprando en baratillos de antigüedades, y “chivas” de gente que se va. Y creo que mi evasión tiene que ver con ello.

Para mí la casa es muy importante. El que esté bella y acomodada. Con cuadros en las paredes, alfombras, cojines, adornos, fotos, y muebles cómodos. Siempre he tenido la habilidad de sin mucho, poder arreglarla para hacerla acogedora y cálida.

El primer apartamento que tuve aquí era completamente amueblado y teníamos de todo, hasta sábanas y cubiertos. Y allí vivimos por un año, porque el plan era irnos una vez culminado el 2004 de vuelta a Venezuela. Pero cambiamos de idea y decidimos quedarnos para conocer un poco más Asia aprovechando que estábamos acá, por lo que buscamos un alquiler menos costoso, pero ello implicaba comprar todo de cero… otra vez. Ya en Caracas y Uganda lo hicimos. Así que para esta tercera vez estamos expertos.

En Uganda, en un período de 5 años nos mudamos 7 veces. Nunca estuve muy satisfecha con las casas pero como dije siempre me las averiguaba para arreglar todo. Compraba telas (kangas) africanas, las guindaba con alfileres como cortinas, las ponía sobre unos muebles horrorosos de seudo estilo que heredé de uno de los de la compañía que se fue, ponía esculturas en los pasillos y máscaras del Congo, estanterías y muebles de papiro que venden en la calle a precios bastante ridículos. Y me las averigué de esa manera, pero siempre me quedaba la cosa de no estar completamente contenta, porque me sentía de paso.
Esta vez si lo estoy y aunque me costó un año arreglarla por fin terminé este Enero… y ahí viene la evasividad, porque con ello me llegaron las noticias de viaje de vuelta a Africa. Luego del de Uganda es probable que el de Tanzania sea por más de un mes… y es que no me quiero ir.

Cuando nos fuimos de Venezuela, luego de 5 años de matrimonio por fin había llegado al punto en que estaba contenta con el apartamento y como lo había arreglado. Las paredes estaban del color que quería, con los muebles puestos de forma ideal (las chivas de familia y otros comprados en remates) para compaginarlos con computadora y libros forrando paredes (el apartamento es chiquito de un solo espacio y un cuarto) y unos cuantos cuadros y afiches. A casi un año, de haber conseguido ese estado ideal de casa nos fuimos a Uganda y tuve que desarmar todo y distribuirlo entre familia y amigos porque en principio era sólo por un año.

Y tengo el feeling de que me va a pasar de nuevo, ahora que todo está chévere, tengo el presentimiento de que voy a enfrentar de nuevo un cambio radical de idas y mudanzas. Así que lo que hago es disfrutarla, me echo a ver la tele o a leer en mi cuarto o la sala y no salgo sino a hacer lo necesario. Hasta me quedo trabajando en el apartamento.

La casa, el hogar, es el refugio de uno. Puede ser muy humilde o un apartamento chiquitico o una mansión. Pero es tu hogar. Y si no está acondicionada para el sosiego no lo encuentras interiormente. No nos dará paz. Paz que es lo que al final se busca. Y ahora que la alcancé aquí, me tengo que ir y dejarla mientras trabajo y pervivo en la habitación de un hotel en alguna parte. No es que me queje, porque tengo suerte de conocer estos sitios…

Pero la cosa me amarga un poco, porque llegué a esta rutina semi-nómada por cosas de la vida, no por haberlo decidido a conciencia… y después de algún tiempo me desconcierta la dicotomía de añorar un centro, el nido, y al mismo tiempo experimentar la excitación de una mudanza a otro sitio. En este caso sólo me mudo yo por unos meses, pero es duro cuando la casa, tu hogar, te llama.

7 comentarios en “La casa

  1. ¡por què no pones alguna fotico de tu casita nueva? nos darìa mucha nota verla desde aca, con todos esos adornos tìpicos de allá…
    a mí tamibén me gusta tener un sitio cálido, con fotos, pinturas y adronos de madera. siempre he vivido en sitios chiquitos y me he mudado poco, pero siento que mi casa es más del tipo desordenado, tampoco todo lo que está -como los sofás- me gusta mucho pero no he tenido plata para substituirlos y lo que hago es que los cubro como para que no se vean, eso si, tiene sus detalles y el espíritu infantil. a todo el mundo le parece muy muy càlida. y si, lo es más.

  2. Kira no se si te sirva de consuelo, nosotros en 8 años nos hemos mudados 6 veces en 3 países diferentes, con una niña que ahora tiene 10 años y con todo el desarraigo que implica a esa edad (cambiar de colegios, dejar amigos, renunciar a actividades que le encantaban, desechar juguetes, etc), pero todo esto la ha convertido en una persona mas segura, abierta y con una amplia cultura. Lo difícil siempre tiene su arista buena y tu experiencia de vivir en esos países tan diferentes culturalmente a nosotros (y tan interesantes) debe ser única. Un abrazo, Victoria
    PS Te importaría que pusiera tu blog en mi lista de los que visito?

    Claro que no, yo también pondré el tuyo en mi lista :)

  3. Cuando el desanimo por el desarraigo ( o, dicho en buen cristiano, el guayabo) nos tumba, vale la pena recordar la estrategia del caracol, que camina con la casa a cuestas y se lleva su casa a todos lados. Su casa es el. Debe ser por eso que es un cuerpo fragfil portegido en un duro laberinto.
    Deberias postear una fotico ( la curiosidad, oh!).

  4. Hola, Kira
    Entré aquí gracias al link que Victoria puso en su blog. No he tenido mucho tiempo de leerte, sólo tu profile, pero me tienta muchísimo. Leí que has estado en Bangladesh. A mis hijas les llama la atención ese país porque tienen compañeros del colegio provenientes de allá. No conocemos a nadie que haya estado en Bagladesh y nos encantaría saber un poco a través de ti. Voy a revisar tus archivos cuando tenga tiempo. Qué rico fue leer sobre tu casa.
    Saludos!

    Jacqueline

  5. Gracias de nuevo Kira por la felicitación y la visita. Eres un soplo de brisa fresco, el “blogueo” no ha sido muy amable conmigo en estos días, quizás yo tampoco he sido con él. Un abrazo!

  6. Hola, por fin entendí que no vives en Uganda sino en Bangladesh, pero gasté unas cuantas neuronas en el esfuerzo… No había visto tu profile de Blogger sino tu sección “acerca de mi” y este post… y me engalleté. Siempre me pasa. Ya estoy acostumbrada,

    A veces me olvido que viene gente nueva al blog. :) y no sabe que vueltas he dado por allí y escribo asumiendo que me lee la misma gente de siempre que se sabe el cuento…

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s