De viejos hábitos

Amanecer en caracas

Me encuentro extrañando a Dhaka.
La vista de mi ventana con la palmera meciéndose ante las intemperancias del clima, la melancolía melódica cantada por los trabajadores de construcciones aledañas, el rojo mercúreo del ocaso, el llamado de la oración del muesín en tantos amaneceres de insomnios.

Cuando llegué no salí de un jardín.
Los rayos del sol irrumpían entre las hojas del guayabo, el limonero, las bromelias y los helechos.

Y mientras los veía anhelaba que terminara mi mudanza.
Me he descubierto con vocación de ermitaña luego de 10 años de ausencia.

Diez años construyendo el hábito de estar lejos.
Me pregunto cómo romperé ese hábito de la lejanía.
Si será posible.

Debo encariñarme con la nueva ventana, el paisaje reencontrado y las remembranzas.

Hoy presencié un amanecer espléndido y me pregunto si la mudanza ya terminó. No lo sé. Pero cuando salgo y veo El Ávila recobro la paz.
Es como un mantra visual. Me ancla y me eleva al mismo tiempo. Con sólo verlo todo cae en su lugar y las preocupaciones desaparecen, por lo menos por un rato…
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

2 comentarios en “De viejos hábitos

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s