Re-lectura de Sábato

Ernesto Sábato
Ernesto Sábato

“Uno se embarca hacia tierras lejanas, indaga la naturaleza, ansía el conocimiento de los hombres, inventa seres de ficción, busca a Dios. Después se comprende que el fantasma que se perseguía era Uno-Mismo”.

Ernesto Sábato.
Hombres y Engranajes. Heterodoxia.
© Alianza Editorial, 1973 – 2004.
Barcelona, España.

 

La Justificación que abre el libro desde que lo leí por primera vez en el 83 siempre me ha acompañado subrepticiamente [me acuerdo de la fecha porque fue para un curso de castellano en la USB cuando todavía quería ser bióloga]. De alguna forma pienso que para aquellos que somos desasosegados este párrafo es como un retrato. En mi caso no he llegado a alcanzar y aprehender al fantasma. Todavía ando en la persecusión. Sé que el libro hizo mella en mí en su momento y tengo curiosidad por encontrarme de nuevo con él.

Me gusta recomendar todo lo de Sábato porque es no sólo un escritor excepcional, sino también de un humanismo particular apreciable en todos sus libros. Este de Hombres y Engranajes lo escribió en 1951 y Heterodoxia en 1953. Los dos últimos libros, La resistencia [ensayos] y Antes del fin [memorias] al principio de esta nueva centuria. La lectura de estas obras ofrece una oportunidad de excepción de explorar los cambios o consistencias de la mirada de Sábato sobre este mundo. Las memorias particularmente me gustaron por su sabia honestidad. Sin poses ni ejercicios de egocentrismo, testimonio de errores, arrepentimientos, logros y alegrías de alguien que ya supo lo que es la vida y está más allá del bien y del mal a sus 94 años.

5 comentarios en “Re-lectura de Sábato

  1. Off-Topic: Extraoficialmente, en el SAPI estamos abriendo unas listas para la discusión de las leyes de Derechos de Autor y de Propiedad Intelectual. Coloco más información en mi blog luego.

  2. Es definitivamente una cita genial… muy cierta por demás. En eso de ir y venir uno cree que ha conocido otras tierras, pero más bien uno se embarca en una de turismo “interno”. A mí me es difícil imaginarme mi vida actual sin los años que pasé dando vueltas por allí afuera.

    Aprovecho para felicitarte por el blog. Creo que nunca había comentado, pero he disfrutado tus posts.

  3. Este libro dejó en mí una huella profunda cuando tenía como 17 años y lo leí por primera vez, forma parte de mi biblioteca personal que vino hasta el Flandes, así como El Túnel, del primero recuerdo algo asi como: “Antes el hombre cuando tenía hambre veía el reloj, ahora ve el reloj para ver si tiene hambre”.

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s