En medio del blanco

En medio del blanco
En medio del blanco

 

Es curioso el proceso de construir un libro de poesía. Sucede como a cámara lenta: pausadamente cada poema toma su lugar.

Los poemas fueron escritos entre el 2009 y el 2011. Pero el libro comienza a gestarse en el 2009. Poemas que estaban incluidos al inicio ya no lo están, dieron su lugar a otros en la medida que iba escribiendo, que iba desentrañando cada poema.

Este poemario pasó por 3 nombres, primero Nuevos Arbitrios que tituló la plaquette de poesía publicada en el 2011 con el taller editorial El Pez Soluble, luego se llamó La casa que me guarda, y por último tomó el de En medio del blanco.

Siempre he tenido fijación por el cómo distintas decisiones o circunstancias de la vida determinan nuestra historia. Así cambiar de carrera, decidir acompañar a mi esposo a África, regresar en el 2008 han establecido hitos en la mía, que no se hubiera producido si no hubieran existido una serie de acontecimientos tanto en la vida de mi padre como en la de mi madre para que se encontraran un día en su lugar de trabajo y se enamoraran y como resultado tuvieran 4 hijas.

Esta conjunción de decisiones y circunstancias van haciendo nuestras historias personales. Es así como surge la reflexión de Nuevos arbitrios incluido en este poemario. El retorno después de tanto tiempo, las nuevas amistades, la nueva cotidianidad, lo logrado y no logrado en todo el tiempo afuera, lo perdido y lo recuperado en este reencuentro intrínseco con el país.

Pero en esta progresión de mi historia personal me pregunto cosas, tengo anhelos y miedos, dolor, a veces paz y recibo amor. Es todo ello lo que se vuelca en medio del blanco. El blanco de la página, que es también la diana donde se encuentran las respuestas. Una diana que ofrece certezas y a veces más preguntas. O el blanco de la nada donde sencillamente las palabras reposan, quedan suspendidas, encuentran sosiego sin obtener nada a cambio.

Es esto lo que puedo decir de este poemario, que es un reflejo y una proyección, una suma y una resta.

En el proceso de su construcción paulatina fueron instrumentales mi suegra Carmen Elena Alemán, por la primera lectura llena de amor y su apoyo incondicional; Alexis Romero por confirmarme en el momento necesario el camino que tenía que seguir y darme la oportunidad de un primer recital; Armando Rojas Guardia, maestro guía, por su palabra siempre precisa y reveladora de verdades que uno desconoce en su propio proceso, padrino inequívoco de este libro y a quien siempre le estaré agradecida por las claves descubiertas; Edda Armas por no sólo el apoyo sino el consejo oportuno y certero, determinante en la última configuración de este poemario; mis amigas Georgina Ramírez, Keila Vall De La Ville y Jacqueline Goldberg testigos y cómplices en todo este proceso, pero por encima: amigas, generosas y desprendidas.

Un agradecimiento especial debo a Cecilia Ortiz que me hizo la observación al leer Nuevos Arbitrios de que mis poemas no tenían color, y me apuntó en la dirección del blanco, y a Alfredo Chacón que lo vio clarito luego, cuando leyó este libro y cuyos parabienes terminaron de bendecirlo.

Todo un capítulo merecería mi reencuentro con Luna Benítez quien no sólo me reubicó en el trabajo editorial reavivando mi vocación por el libro y la edición, sino que además me dio cobijo en su casa Aldaba como si yo siempre hubiese estado allí y en su casa de O.T. editores, al pedirme el libro para leerlo como quien no quiere la cosa y decidir publicarlo.

Luna decide con Carsten Todtmann, hacer una colección de poesía, luego de ir a un Jamming Poético y proponer una compilación. Y para completar la ronda feliz, Jacqueline Goldberg les presenta sus Limones en almíbar. Ambos libros salen juntos inaugurando esta colección y pronto llegará el libro Jamming.

Colección hermosa, sobria, elegante, delicada gracias a la poética de la edición que ejerce Carsten en todo proyecto que acomete. A él y Luna no sólo mi agradecimiento sino cariño y amistad.

Este poemario está dedicado a mi familia, mi esposo Lino, mi mamá Alicia, mis hermanas Larissa, Ludmila y Sofía, mis sobrinas Lena y Alexa, mis sobrinos Nicolás y Andrei, mis cuñados Carl y Leo. Mi familia toda, viva en mi corazón y mi memoria, la que alimenta mi espíritu y mantiene mi mirada.

 

 

 

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s