A Linda la violaron otra vez

Qué difícil escribir algo en medio del estupor y la sorpresa del nivel de indecencia al cual se puede llegar en nuestro país.

Ya la producida por el cinismo político con los quemados de fuerte Mara, los torturados, el asesinato de Maritza Ron, los muertos de Puente Llaguno han causado indignación y refrendado el sentimiento de que hay una guerra soterrada entre dos bandos.

Pero el caso de Linda no es político. El caso de Linda es el de una ciudadana común que ha sufrido abusos físicos y sicológicos más allá de lo concebible causados por un ser, que a todas luces no es normal, rico, con un papá influyente y conectado. En pocas palabras, el acusado es guapo y apoyado.

El caso de Linda es el epítome de la podredumbre moral y ética de nuestro sistema judicial. Que se abuse y haya jueces politizados por encima de su deber en aplicar la justicia es indeseable pero hasta cierto punto comprensible en casos cargados de tinte político y debido a como están las cosas en el país.

Sin embargo, cuando la dignidad humana está en juego, cuando la dignidad de la mujer se arrastra por el piso como en este caso, en un país en el que supuestamente se está llevando a cabo una “revolución” profunda de reivindicaciones humanas, no existen palabras para expresar el grado de estupor, vergüenza e indignación que nos produce a los venezolanos como colectivo esta absolución de toda culpa al acusado.

El caso de Linda es emblemático de que el sistema judicial nacional es una entidad desconectada por completo del servicio a la justicia en representación del pueblo. Hasta cuándo vamos a dejar sólo en manos de jueces decidir la suerte de las víctimas. Cuándo vamos a tener jurados donde la gente sea llamada a servir como deber cívico. Esta omnipotencia del juez solo lleva a la perversión y corrupción del sistema.

Qué vergüenza que el juez fuera mujer y que no considerara las heridas de la víctima, sus 9 cirugías, las mutilaciones, el sufrimiento de su familia y la procesión por los innumerables tribunales… Es que aunque hubiese duda razonable de la culpabilidad de Carrera Almoina, ¿no ameritaría el calvario que pasara Linda una averiguación exhaustiva en la búsqueda de quién pudo haberla sometido a semejantes bajezas? Y si en realidad él no lo hizo porqué no usó sus influencias, la chequera y su hombría para averiguar quién estaba medio matando a su “novia” y tomar cartas en el asunto.

Aparte de indultar al perpetrador identificado por Linda y al parecer comprobado por las experticias forenses y testimonios, la jueza remata ordenando investigarla a ella, su padre y su hermana por prostitución. Me perdonan mi ignorancia, ¿pero qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Es menos persona si fuera prostituta? ¿Tiene menos derechos? ¿Y Carrera Almoina es más gente y menos pervertido por ser un hijito de papá? ¿Tiene que tener más privilegios por el hecho de no haber nacido en un barrio?

¿Dónde están las ministras de la revolución, dónde están la sociedad civil, los candidatos y diputados de ambos bandos, dónde está la primera dama de este país defendiendo la dignidad de la mujer? Que se apersonen y manifiesten, lo exigimos todos como ciudadanos. Hay que firmar, marchar y darle a la justicia su cacerolazo y repudio por este caso que no tiene que ver con política sino con la defensa justa del ciudadano sin distingo de sexo, raza, religión o clase social como reza en nuestra constitución. Si indignidades como esta no nos unifica en solidaridad, estamos perdidos como gente y como país, porque significaría que nuestras reservas morales son inexistentes.

Con este veredicto a Linda la violaron otra vez. En sus derechos, en la fe que le quedaba en la decencia y equidad de nuestro sistema de justicia.

Con este veredicto nos mataron la recóndita esperanza de que todavía esa fe de Linda pudiera ser cierta y de que todavía quedara algo de humanidad en nuestro sistema judicial.

Publicado en www.elmeollo.net

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s